Translate

23 septiembre 2010

Versión fallera contra el terrorismo.

Estimados lectores:

Como ya ha sido anunciado por la prensa, una nueva escultura monumental de más de 29 metros de altura, realizada en acero y cobre, con un peso superior a las 36 toneladas, obra del único, omnipotente y omnipresente gran artista castellonense Juan Ripollés, será inaugurada el próximo dia 28 de septiembre en la rotonda de la Ronda Sur con la carretera de Almassora, en un acto al que acudirán (como no puede ser de otra forma y algo a lo que nos tienen muy bien acostumbrados, cada vez que se trata de inaugurar algo de este artista) las más selectas y engominadas autoridades políticas de nuestra comunidad, y quizás (como se ha hecho en otras ocasiones) a aquellos vecinos cercanos al lugar, que serán previamente convocados por correo, para que vayan a presenciar en el acto, a sus distinguidos protagonistas y mandatarios; sin duda el marketing oficial que acompaña a este singular artista, es todo un lujo.

En esta ocasión el tema de la obra responde al noble tributo que hace el creador a las victimas del terrorismo; erigiéndose como portavoz del sentimiento de todo un pueblo, y respaldado por el beneplácito de las mismas autoridades “competentes” que asistirán al acto y que en su dia, le encargaron el proyecto. Sin duda una noble causa, que pienso solo puede ser comparable en la magnitud del proyecto, el respaldo oficial y la intención de discurso, con el universal y siempre referente “Guernica” de Picasso, lastima que las comparaciones, siempre odiosas, ponen al descubierto entre ambas propuestas artísticas, la pobreza icnográfica y la falta de aportación creativa de la “nuestra”, que utilizando los maniqueos y relamidos recursos simbólicos de la paz, como las manos y las palomas, aparecen reviviendo en mi memoria, los gloriosos panfletos salidos de la extinta Unión Soviética, cuna de aquellas políticas culturales de exaltación, del incomparable realismo socialista.

Independientemente de la intención noble de la propuesta, que lo es, esta resulta trasnochada, poco elaborada, simplista y nada original, en cuanto a los recursos simbólicos e icnográficos utilizados en el motivo. Desde el punto de vista técnico, la pieza presenta un notable desequilibrio visual que hace que esta caiga hacia un lado, que se ve acentuado además, por el tratamiento del color en el material, es decir, el brazos que sostienen a las “estilizadas” aves, que por tradición y herencia cultural - religiosa, le atribuimos la imagen de “palomas”, pero que en realidad por su descripción formal en la pieza, estas pueden ser perfectamente golondrinas, gaviotas, tordos o periquitos australianos, presenta el mismo color “oxidado” que el artista insiste en repetir de manera equivocada en el mismo lado, remarcando aun más, tal desequilibrio. La distribución de los elementos del conjunto formando una “Y” invertida, refleja también una simple y elemental concepción de los aspectos no solo de anclaje, sino además compositivos, como queriéndonos decir, “voy a ponerle un brazo en el otro lado, para que no se me caiga el muñeco” lo cual resulta lamentable, tratándose de un monumento erigido, en tierras de grandes maestros falleros, que han sabido dejar constancia de su dominio técnico y audacia compositiva, con hermosas e impresionantes fallas en el periodo de fiestas, tanto en Valencia como en Burriana. Si esta escultura participara por su forma y tamaño, en un concurso de fallas, solo podría hacerlo si los miembros del jurado admitieran fallas de 4ta o 5ta categoría. Y a propósito del tamaño; en mi etapa de estudiante universitario (de esto ya hace algún tiempo) tuve un maestro que me decía que un artista siempre debía tener mucho cuidado a la hora de elegir los formatos en los proyectos en los que iba a trabajar, al preguntarle si la razón era por la complejidad para resolver las proporciones de los elementos en la composición, este me contesto de una manera escatológicamente ilustrativa, pero sin duda muy eficaz, que nunca más he olvidado, mi maestro me dijo: “una obra de gran tamaño, que no ha sido bien resuelta tanto en lo técnico-formal, como en el concepto del discurso, suele ser como una gran cagada, que mientras más grande es, mas huele” desde entonces procuro estudiar bien las cosas y hacer muchos bocetos antes.

Era de esperar, después de tantas “donaciones” que dicen ha realizado este artista en los últimos tiempos para “adornar” nuestra ciudad, que una nueva “creación” apareciera en cualquier momento. Y a propósito de donaciones, en esta ocasión, no sabemos aun (al menos no lo he visto escrito en las publicaciones consultadas) cual es el coste de la obra, si es una donación, o la hemos tenido que pagar entre todos, a mi particularmente me gustaría saberlo, como también me gustaría que tan monumental pieza, se correspondiera con una gran altura ética en la acción altruista por parte del autor y de las autoridades políticas, y que esta más que las otras, fuera donada, primero porque un sentimiento de solidaridad tan puro y sincero como al que hace referencia, no debería empañarse con aspectos dudosos que siempre acompañan al dinero, y porque además, los tiempos que corren no están para derroches, ni siquiera para financiar monumentos de tan nobles discursos. Aunque presiento, que la altura en este caso, solo la veremos reflejada en los más de 29 metros que tiene la pieza, y no en las acciones altruistas de los antes mencionados, aunque me gustaría equivocarme.

Resulta curioso y hasta molesto, como la historia con este artista se repite una y otra vez, por que ¿Quién sino el gran artista Ripollés sería el elegido para rendir este homenaje?, ¿Quién si no el gran maestro “cabrituno” sería el que ostentara el privilegio de levantar la más alta e importante obra de la ciudad, dejando cual enano de Blanca Nieves, al legendario Tombatossal de otro grande del terreno, como es el maestro Melchor Zapata?, ¿Quién si no el gran beato campechano, príncipe de las artes del pueblo de Castellón, el gran Ripollés Esteban, se pueda alzar con el merito de ser el elegido? Mientras tanto, el pueblo observa y calla inmutable, otro de sus “Ninots” que para mayor desgracia, siempre son “Indultats”, pues nunca han podido ser alimento del purificador fuego, quizás el tiempo y la historia sean los encargados, de la justicia que no han sabido hacer los hombres de hoy, particularmente, eso que dicen ser las autoridades “competentes” y que son los que ahora con actitud cesariana, deciden quien es, y quien no es, el próximo “elegido” para salir a la arena del circo.

Hasta la próxima entrega
Amaury Suárez

2 comentarios:

Víctor Pérez dijo...

No se puede decir mejor. Comparto tu visión y tu indignación. He escrito mi propia reflexión sobre el tema. Te he cogido prestada una foto. Espero que no te importe (si eso, la quito). http://nosabesloquetepierdes.blogspot.com/2010/09/castellon-esta-fatal-hidrogenesse.html
No tengo nada contra el señor Ripollés, pero creo que la saturación de ripolladas en Castellón ya se pasa un poco, es indigesto y de mal gusto. Por desgracia, no será la última. Un saludo y felicidades por el blog.

Anónimo dijo...

Enhorabuena Amaury. Brillante reflexión. Menos mal que veo que no soy el único que piensa lo que tú tan bien has escrito. Menudo espanto y menuda estafa a los ciudadanos