Translate

10 diciembre 2010

En Castellón a los que no quieren caldo, se les ahoga en sopa.

Estimados lectores:

Una vez más los periódicos locales nos informan de una nueva obra escultórica del único y omnipresente artista castellonense Juan Ripollés, la escultura con 18 metros de diámetro de circunferencia (el mayor volumen de todas las que ha realizado hasta la fecha) se instalará en la rotonda de acceso al aeropuerto de Castellón. La misma rinde homenaje, al que según palabras del autor, ha sido el máximo impulsor de la instalación aeroportuaria, el Sr. Carlos Fabra. La monumental obra servirá para dar la bienvenida y el adiós, a los turistas que lleguen y se vayan en avión de nuestra provincia.

Y digo yo que además servirá, para que todos aquellos que nos visiten (sean turistas nacionales o extranjeros) no tengan la menor duda, en cuanto a que toda esta ciudad no es otra cosa, que la particular galería al aire libre de este cabrituno artista, por la gracia de los políticos que nos gobiernan en esta comunidad desde hace algunos años; como tampoco podrán tener dudas, de que así como en la antigua Roma, en el Irak de Saddam Hussein, en la Corea del Norte de Kim IL Sung, o en la España de Franco, aquí también practicamos el culto a la personalidad de nuestros lideres políticos realizándoles obras colosales, como queda demostrado en estos significativos ejemplos. Algo que particularmente me molesta y desde luego no puedo aprobar, pues siempre he creído más digno y de aprecio, que a un político se le recuerde más por sus obras y gestión al servicio de los demás, que por los monumentos que le erigieron en vida, máxime aun, cuando existen más que sospechas, sino indicios legales, de conducta irregular del que precisamente le ha servido en esta ocasión de inspiración a este artista para esta obra, pero en fin, “es lo que hay”, como me dicen con resignación, algunos de mis amigos de Castellón que al parecer ya están acostumbrados de que cosas así ocurran en estas tierras.

Por otra parte, volver a ver en tan corto espacio de tiempo, otra obra de Ripollés en nuestra ciudad, es un acto que ante la incuestionable evidencia, solo puede ser “entendido” o “justificado”, si pensamos en turbios compadreos con la clase política que gobierna en esta comunidad.

Porque los favoritismos que se tiene con este artista, ya huelen muy mal y resultan de una obscenidad y de una falta de respeto, no solo a los artistas de la zona, muchos de ellos jóvenes con obras de mejor y mayor calidad que la del Sr. Ripollés, y que ante estos claros tintes de prevaricación y arbitrariedad en el diseño de la política cultural de nuestra ciudad, no les queda más remedio (o al menos es lo que hacen) que corresponder con el cómplice y servil silencio, sino que además (y a mi juicio aun más grave si cabe) se menosprecia a la población, que en los tiempos que corren de grandes ajustes y recortes presupuestarios, tienen que resignarse a escuchar en las emisoras locales o leer en los periódicos, como jugosas partidas de nuestro dinero (en esta ocasión son 300.000 euros, pero que ya suman millones) se quedan, controlan y reparten siempre entre los mismos, dejando actuar con manos libres a aquellos que deben servirnos y gestionar con responsabilidad, equidad y justicia los intereses de todos. Y es que no se puede dejar hacer y deshacer con total impunidad, lo que a estos señores les da la gana. Decía el escritor español Noel Clarasó que un político es aquel que se pasa la mitad de su vida haciendo leyes, y la otra mitad ayudando a sus amigos a no cumplirlas. Y no encuentro en estos momentos y para el caso, mejor frase, porque lo que ocurre en Castellón (al menos con los asuntos del arte y la cultura) es de juzgado de guardia (y nunca mejor dicho).

Por otra parte tiene gracia, pues luego me hablan del descontrol en la gestión, del despilfarro y del cacicazgo que existe en las republicas bananeras de otros países, principalmente en Iberoamérica; quizás fueron estos polvos, los causantes de aquellos lejanos lodos, pues sin duda la colonización fue larga y profunda y sería más aconsejable que antes de ver la paja en el ojo ajeno, miremos la viga en el nuestro.

Y es que en esta comunidad, al menos en lo referente a la cultura y el arte, las cosas o se realizan mal, o no se realizan, o se realizan a dedo, beneficiándose siempre los mismos y quedándose los más importantes y jugosos proyectos (también en términos presupuestario) en manos de los mismos. Y todo esto pudiera ser comprobable, pero al parecer, no interesa. Curiosa similitud con la “Banana Republic” ¿no lo creen así?

En fin que ya puesto a proponer y realizar homenajes, sería sin duda más lógico y coherente, con la política cultural que aquí tenemos, llamar a Castellón “Ciudad de las artes y las ciencias del engaño” al menos así, todos sabríamos a que atenernos, porque lo que está claro es que aun cuando estés convencido de que existen en Castellón más valiosas, atractivas e interesantes propuestas que la del Sr. Ripollés, los políticos de turno te lo van a seguir metiendo por los ojos, no se si por gusto, por desconocimiento e incultura, o por simple compadreo, porque aquí en Castellón con este tema, a los que no quieren caldo, se les ahoga en sopa.

Hasta la próxima entrega.

Amaury Suárez

12 comentarios:

nieves dijo...

No te falta razón.
No soy de esta ciudad, pero sí recuerdo una tarde paseando por vuestras calles, ver sus esculturas, y pensar: ¿Porqué esta ciudad esta plagada de estas "cosas" tan feas y siempre del mismo autor?
Realmente da mucho que pensar, y no creo que Castellon sea taaaaan pequeña que solo tengais un artista entre vosotros, si se le puede llamar artista.
Tampoco entiendo de arte, pero sé lo que me gusta y lo que no, en ocasiones intento adivinar que plasman las obras, y ciertamente,de la visita a Castellon volví sin ninguna idea, solo una duda ¿Porqué taanto Ripolles?

Víctor Pérez dijo...

¡¡Descuelguen a Ripollés de sus paredes!!!

Amaury dijo...

Ja, ja, ja… eso mi estimado Víctor, es muy difícil, cuando un producto (por muy cuestionable que sea su calidad) se convierte en marca, nadie quiere desprenderse de él, pero de todas formas, gracias por tu iniciativa y también por tu simpática opinión.
Un saludo
Amaury

Amaury dijo...

Así es mi estimada Nieves, esa misma pregunta nos la llevamos haciendo desde hace mucho tiempo en Castellón. ¿Por qué tanto Ripollés, habiendo tantos artistas buenos en esta ciudad? Pero en fin, pienso que el interés porque a este Señor nos lo encontremos por todas partes, va más allá de lo estrictamente cultural. Y eso es lo verdaderamente triste y preocupante. Un saludo y gracias por dejar tu comentario.
Amaury

Anónimo dijo...

El monopolio de adjudicaciones "rotondiles", "placiles","parqueciles" y aoroportuarias a el omnipresente Ripollés es un claro ejemplo del absoluto desconocimiento del arte y valor de los artistas de la provincia,y del mismo modo manifiesta un hediondo tufo a prevaricación, amiguismo,"dedismo" y exaltación de la filosofía de los estómagos agracedicos......

Anónimo dijo...

Amaury ,me acabo de enterar de la noticia de esta "nueva y grandiosa " aportación al arte de Ripollés promovida por la corruptela castellonense y dicho sea de paso gracias a sus votantes.Decir que desde la tierra vecina y aunque no nos libramos de ciertas prácticas políticas ,me parece indignante .Ya me lo parecía el hecho de gastarse el dinero del contribuyente en un aeropuerto innecesario impulsado por falsas promesas de prosperidad ,a no ser que sea para los avaros bolsillos de sus creadores ,pero esto alcanza ya para una biografía sobre uno de los mayores ególatras de la historia del país.
Ángelus

Asun dijo...

Una más de Ripollés. Como si no tuviéramos bastante ya con los bodrios que nos colocan en plena calle, vease la rotonda de Eduardo Boscá en Valencia. Dice el Sr. Ripollés que retrata en sus proyectos el interior de la personas. Me echo a temblar, solo de pensar lo que vamos a tener que ver.
Asun

Salbert dijo...

Simplemente siento vergüenza y rechazo por estos actos tan rastreros y oportunistas. Que recuerdo dejarás Ripollés...

Un saludo Amaury

Anónimo dijo...

Por lo menos no se parecera al retratado...

Amaury dijo...

De eso puedes estar seguro mi anónimo amigo, alguien que en sus múltiples entrevistas, se vanagloria en decir (desde la más absoluta ignorancia y estupidez) que no saber dibujar, y que además nunca le ha interesado hacerlo, solo puede limitarse a reproducir como churros, sus ovofórmicas “esculturas”
Un saludo

Anónimo dijo...

No es de extrañar lo que viene ocurriendo por estos pagos. Tal es cual que parece a ojos foráneos nos hallemos en una república naranjera gobernada como ínsula por ambiciosos Sancho Panzas y sus venerados amiguitos del alma.

Amaury dijo...

Así es mi querido amigo anónimo, aunque pienso que poco honrado se sentiría el bonachón Sancho Panza en su comparada semejanza, pues fue hombre sencillo y humilde, leal siempre a su soñador hidalgo, al que siempre supo aconsejar desde la dura y sabia experiencia que nos deja la vida de necesidades, aportando en el par, el lado racional y practico que debe tener siempre el hombre sabio.
Aquí, en esta “republica naranjera” (como dices) solo encontramos a los malos de novelas, que han sabido echar raíces en el tiempo “gobernándonos”, que disfrutan con el poder que los enriquece y que entienden por caridad, arrojar las migajas al pueblo que callado y servil, se las acepta e incluso los defiende. Es algo mas serio, doloroso e injusto y nada tiene que ver con el bonachón de Sancho Panza.
Un fraternal saludo y muchas gracias por participar con tu opinión en este blog.