Translate

22 junio 2011

Miguel Ángel Mulet y sus 20 años de cultura.

Estimados lectores:

Como ya todos ustedes conocen, los resultados de las pasadas elecciones municipales y autonómicas celebradas recientemente en nuestro país, han arrojado en sus resultados, un panorama que bien pudiera calificarse de desolador para algunos, y de exitoso para otros. Con gran asombro y excepcionalidad, en estos comicios he podido oír hablar claramente a los políticos, de “ganadores” y “perdedores”, situación esta que siempre solían justificar todos los partidos, con rocambolescas y complicadas estadísticas que generalmente nadie entendía pero que al final, solo a ellos beneficiaba; dejando una vez más en la estacada, a los que siempre resultan ser los auténticos perdedores (el pueblo español) y todo ello a pesar, de que en varias ocasiones tantos a unos, como a otros, el electorado les había castigado con la pérdida de votos en las urnas.

Como todos sabemos, en nuestra comunidad valenciana y particularmente en esta ciudad, no se ha producido ningún cambio significativo en la gobernabilidad y gestión política desde hace algunos años y siguen estando hoy, los mismos de ayer. No obstante a ello, este nuevo triunfo de los de “siempre”, ha requerido de algunos cambios en el diseño de su ejecutiva, al parecer, se toman muy en serio aquello de “renovarse o morir”, siendo en este sentido, que va dirigido el artículo de hoy donde les hablaré del cambio de responsabilidad y gestión del Sr. D. Miguel Ángel Mulet, que después de 20 años como concejal de Cultura (que no es nada) ha sido designado como segundo teniente de alcalde y portavoz de la Coordinación Institucional y Política, teniendo la responsabilidad primera como concejal, en el área de Urbanismo y Vivienda para esta nueva etapa de gobierno en el ayuntamiento.

Por esa razón en un gesto de amabilidad, y sumándome a las diferentes actividades sorpresa que se le han ido organizado en estos días a este “popular” concejal, he creído oportuno y conveniente dedicarle en este blog, esta carta de despedida, que si bien pudiera parecer a priori, diferente a las que se suelen escribir en estos casos, en ella he querido recoger con enfoque constructivo, una pequeña valoración personal de su trabajo y además, desearle una buenaventura en su nuevo cometido. Después de tan dilatado tiempo desempeñando el máximo cargo en la cultura de esta ciudad, pienso que bien vale la pena hacerle este regalo. Por ello y sin más preámbulo, aquí está mi carta abierta a Miguel Ángel Mulet y sus 20 años de cultura.

Muy estimado Mulet.

Como dijera el gran Carlos Gardel en su famoso tango titulado “Volver”, “20 años no es nada”, (quizás para Gardel no lo fuera) pero al menos en tu caso, ha sido el tiempo trascurrido en tu gestión al frente de la cartera de cultura en nuestro Ayuntamiento y sin duda considero, que es un tiempo más que suficiente para valorar el trabajo realizado. Retirarse a tiempo siempre fue condición de sabios y después de este largo transcurrido, bien podemos decir que Castellón es hoy una ciudad menos caótica en su concepción urbanística, quizás menos fea y seguramente más cosmopolita y moderna, y todo gracias en primer lugar a su gente, que han sabido responder y crecer con los tiempos de la actualidad y también a la gestión que han realizado políticos como tú, que desde su particular cartera, han tratado de dar lo mejor de sí para el beneficio y disfrute de todos.

Permíteme dirigirme a ti en esta carta como colega, siempre desde la educación y el respeto, pero también desde mi más consabida franqueza, y te preguntarás del porque de esta petición. Pues como buen político que eres de esta ciudad, gestionaste su cultura con “singular” estética, pero también expusiste tus obras como artista Taló, en espacios culturales y galerías, a pesar de interferir con ello, en la escrupulosa “ética” que exige tu condición de gestor político, ya sabes lo que se dice de la mujer del Cesar, no solo debe serlo, sino además parecerlo. Y aunque muchos vimos mal, esa incomoda dualidad de ser a la misma vez, concejal de cultura y pintor en promoción, preferimos callarnos, no se si por prudencia, resignación o cobardía (eso ya es lo de menos) pero lo cierto es que no se entiende muy bien (ni antes, ni ahora) como un concejal de cultura pueda promocionar su obra como pintor, tanto aquí como fuera y realizar carteles gráficos para semana santa y demás eventos culturales, limitando con ello, la posibilidad de que otros creadores con menos posibilidades, recurso y sobre todo poder, pueda obtener algún beneficio realizando ese trabajo. Y da igual que en algunas ocasiones el dinero de las ventas de las obras o las propias obras hayan sido donadas a causas nobles, te puedo asegurar que cualquiera en tu caso, e incluso sin estar en tu privilegiada posición, hubiera hecho lo mismo. Organizaciones no Gubernamentales como SOS Children, Manos Unidas y otras de nuestra ciudad, pueden dar fe de ellos, porque somos muchos los pintores, escultores, grabadores y artistas en general, que donamos el fruto de nuestro trabajo para ese tipo de causas, y ninguno somos, ni hemos sido concejales de cultura; entonces me pregunto… ¿Dónde está la diferencia? ¿Qué hay del referente honesto, honrado y ético de la política? ¿Dónde está el ejemplo a seguir? Espero sinceramente que el próximo que ocupe tu cargo en el ayuntamiento no tenga ninguna afición relacionada con la creación artística, (al menos como ejecutor) ni ninguna otra que se vea favorecida por el cargo, porque entonces vamos apañaos, sin duda eso es jugar con ventaja y no creo que nadie, pero menos un político, deba hacerlo. Eso va en contra de los valores que representa y sobre todo de aquellos que profesa.

A pesar de todo y sinceramente, pienso que en términos generales tu trabajo ha sido muy satisfactorio (sin duda 20 años dan para mucho y bueno) y te felicito de corazón por ello, pero coincidirás conmigo en que pudo haberse hecho mejor (siempre es posible) sobre todo en algunas cuestiones referidas a la reiterada elección de un pequeño grupo de “artistas” para realizar trabajos en obras públicas, que por tanto repetirlos, han dejado la amarga impresión en el resto de creadores (tan “artistas” como ellos) y en el publico en general de Castellón, una clara sensación de protagonismos y exclusividad privilegiada, obviando con ello la oportunidad que pudieron haber tenido otros (algunos, jóvenes egresados de las escuelas de artes) que sin duda hubieran aportado con sus obras mayor talento y calidad en la realización y propuestas de sus trabajos, además que nos hubieran salido más económicos teniendo en cuenta su temprano “caché”, ganando con ello todos, tú en el merito de haber hecho una buena gestión equitativa y justa; la ciudad, con una mejor y más novedosa oferta artística en el embellecimiento de sus áreas publicas y la población, que es la que lo financia con sus impuestos; claro que hubiéramos ganado todos mi estimado Mulet, incluso el Arte de Castellón, con una más variada y universal forma de lenguaje en esta ciudad tan querida por todos. Tal vez si la elección de estas obras hubiese sido sometida a concurso, para ser valoradas luego en su calidad, por un tribunal de auténticos profesionales y especialistas del ramo, todo hubiera sido no solo distinto, sino además mucho más económico, variado, equitativo y justo, pero al parecer esto se asigna “caprichosamente” a dedo, y en este sentido estimado colega, la única elección dactilar que prefiero aceptar en su connotación “caprichosa” del poder, está en la hermosa obra de Michelangelo Buonarotti, pintada en la bóveda de la Capilla Sixtina, donde aparece la representación de Dios extendiendo el índice de su mano derecha al hombre, otorgándole con ello el libre albedrío, a parte de ese “dedo”, discrepo de todos aquellos índices que se extienden desde el poder sin una valoración razonada, profesional y consensuada por la mayoría.

Por otra parte, resulta incongruente que en Castellón, se encuentre uno de los concursos de artes plásticas de mayor dotación del panorama cultural nacional (60.000 €) cuando los museos de nuestra ciudad permanecen desiertos y carentes de iniciativas que estimulen su vinculo cultural con el publico de la zona. Cuando la percepción que tiene un gran numero de su población sobre el arte y los artistas, es aun pobre y a veces menospreciativa de su utilidad y valor. Cuando sencillamente y solo por poner un ejemplo, los conceptos técnicos de valoración y de contemporaneidad en Arte, resultan confusos de discernir y explicar aun para los propios funcionarios que lo dirigen. Quizás si desde la noble vocación de instruir y formar, se pensara en el diseño de políticas más atractivas de participación, aportando iniciativas que vincularan con mayor eficacia al público con esas “sagradas” y representativas instituciones de la cultura de los pueblos, pudiéramos sentirnos muy reconfortados y generosos, no solo por conceder tan importante cifra a un ganador, (que por otra parte, casi siempre resulta ser extranjero, con lo cual el dinero se va de la ciudad) sino además entender por qué aquel que lo recibe se lo merece, apreciando realmente desde el conocimiento, su calidad y propuesta, esto ultimo es para mí lo más importante y creo que para aquel que tiene la responsabilidad de dirigir la política cultural de una región, (como fue tu caso) también. Pienso que siempre será mejor un pueblo instruido y culto, que rico e ignorante, ya sabemos que el dinero va y viene, pero el conocimiento perdura siempre en el tiempo, de ahí su cardinal importancia y trascendencia.

Quizás no son estas las palabras que quieras escuchar el dia de tu despedida, (no lo sé) pero te puedo asegurar que son tan sinceras como útiles, (tanto para el buen cumplimiento de tu nueva responsabilidad futura, como si se quieren ver con el noble espíritu de la superación personal) los constantes halagos solo sirven para alimentar la grandeza inconmensurable del ego y la vanidad, convirtiendo al hombre necio en soberbio, injusto y prepotente. Pienso que un buen político (como intuyo es tu caso) debe ser ante todo, humilde, autocrítico y saber escuchar aun lo que no le gusta oír, de aquellos a los que se debe, de ese modo no solo se es mejor en lo personal, sino que se es más útil en la sagrada labor de servir a los que te eligen o designan como gestor.

Espero y deseo que la experiencia de tantos años en la vida política y particularmente en el sector de la cultura, te sirva para gestionar mejor y más eficazmente en tu nueva responsabilidad al frente del área de Urbanismo y Vivienda, puedes estar seguro que así te lo deseo, del mismo modo que también deseo que tu nuevo sucesor al frente de Cultura, el Sr. Vicent Sales, sepa beber de los errores del pasado y aun cometiendo los suyos (que seguro los habrán) sepa estar a la altura de tu legado, que a pesar de haber tenido algunas sombras, siempre prevaleció la luz del trabajo bien hecho.

Enhorabuena y suerte en tu nuevo cometido, cordialmente.

Amaury Suárez

Y a mis lectores decirles, que nos vemos en la próxima entrega con un nuevo asunto relacionado con el arte y la cultura en Castellón.

8 comentarios:

Joan Feliu Franch dijo...

Me ha sorprendido de Mulet que, sin saber quién eras, siempre ha sabido escuchar a quién tenía algo que decirle. Seguro que se han tomado decisiones equivocadas y también acertadas, pero me quedo con la persona que ha sabido seguir siendo un aprendiz de todo aquél que se le acercaba, a pesar de sus 20 años de responsabilidad cultural. Si hay quien se endiosa a la primera, imáginate lo que debe de ser tras 20 años. Eso no se lo puede discutir nadie. Esperemos que su relevo sea así de oidor.

Amelia Díaz dijo...

Me pongo en pie y te aplaudo, Amaury.
Lo has explicado perfectamente.

Un beso,
Amelia

Anto dijo...

Como siempre mi querido Amaury: Has puesto el “dedo” en la llaga.
… la reiterada elección de un pequeño grupo de “artistas” para realizar trabajos en obras públicas, que por tanto repetirlos, han dejado la amarga impresión en el resto de creadores (tan “artistas” como ellos)…
… que sin duda hubieran aportado con sus obras mayor talento y calidad en la realización y propuestas de sus trabajos, además que nos hubieran salido más económicos…
… claro que hubiéramos ganado todos mi estimado Mulet, incluso el Arte de Castellón...
… Tal vez si la elección de estas obras hubiese sido sometida a concurso, para ser valoradas luego en su calidad, por un tribunal de auténticos profesionales y especialistas del ramo, todo hubiera sido no solo distinto, sino además mucho más económico, variado, equitativo y justo, pero al parecer esto se asigna caprichosamente a “dedo”…

Anónimo dijo...

Mi querido Antón, muy hábil y agudo en la disección del texto, creo que se puede decir más alto, pero nuca más claro ¿No lo crees así?
Un abrazo muy grande y gracias por tu intervención en el blog, siempre estimulante.
Amaury

Anónimo dijo...

Muchas gracias mi estimada Amelia, me alegra saber que compartimos puntos de vistas similares, eso ya no me hace sentirme solo.
Un beso también para ti y gracias por tu intervención en el blog, me estimula mucho a seguir.
Amaury

Anónimo dijo...

Mi buen amigo Joan:
Ante todo agradecer tu intervención, por otra parte, siempre esperada y útil, pero la verdad es que no se muy bien que pensar, me conmueve tiernamente que te “sorprenda” que un político escuche, la verdad es que no se muy bien como tomármelo, si es lógico que eso se valore como un acto de virtud. Creo que la capacidad de escuchar la podemos tener todos (incluso aquellos que tienen atrofiado o carente el sentido del oído). Pienso que a los políticos debiéramos exigirle mejor la capacidad de gestionar, pues para eso cobran (y muy bien por cierto) lo de “escuchar” es mejor dejarlo para los curas en los confesionarios.
De todas formas teniendo en cuenta los tiempos que corren, podemos alegrarnos incluso que los políticos escuchen, aunque después hagan lo que les de la gana.
Yo también espero que el que venga no solo “escuche”, sino además gestione bien la cultura, aunque a lo mejor sea mucho pedir.
Gracias por tus palabras y un fuerte abrazo.
Amaury

Anónimo dijo...

Querido Amaury :

Como siempre ,acertadísimo .
Hemos hablado en muchas ocasiones sobre el panorama artístico de la ciudad , así que para qué darle más vueltas.
Mi más sincera enhorabuena una vez más por enseñarnos a criticar construyendo , algo que, a mi juicio ,debería ser lo habitual y que por desgracia es más raro sobre todo en la clase política , a la postre quiénes nos dirigen ( si obviamos a los mercados ...) y que por tanto deberían predicar con los valores que se le exigen a la ciudadanía.
Como bien sabrás me siento identificado con el grupo de artistas jóvenes ( aunque ya no tanto ) que asistían al vergonzoso dedazo y que en más de una ocasión le hicieron replantearse continuar en el noble camino de la creación artística , no obstante también creo que eso ha servido de acicate para que los que realmente aman su profesión continúen trabajando precisamente por eso y no por el ansia de convertirse en unos pintamonas patrocinados por las instituciones conformándose con eso .
El trabajo político del señor Mulet es criticable y censurable en algunos aspectos , pero conociendo la lectura partidista que alguno de tus lectores podría sacar , me permito anotar que la señora Sinde (actual Ministra de Cultura ) ha cometido actos similares , por ejemplo asignándose la nada desdeñable suma de 1 millón de euros para sus propias obras , así que como vemos el protagonista del artículo no es una rara avis .La política no está para apropiarse del arte e impartir sus propias doctrinas , ya tuvimos bastante con la religión durante siglos , así que , a los que vengan , sólo me resta animarles a que se esfuercen en sacarle rendimiento a las magníficas instalaciones que posee la ciudad y dejar que los espectadores saquen sus propias conclusiones .

Un abrazo

Angelus

Anónimo dijo...

Mi buen amigo Ángelus.
Una vez más este blog se congratula con tu opinión, siempre ponderada, equitativa y valiente; y te lo agradezco mucho, porque con ello me estimulas a seguir trabajando con ilusión y perseverancia, escribiendo estos artículos que solo pretenden aportar una visión igualmente especializada, pero libre de todo vínculo con el poder y la critica oficial, que muchas veces se ve “obligada” ante compromisos ajenos a lo estrictamente cultural y/o artístico, decir lo que no piensa en realidad, lo cual resulta en mi opinión algo sumamente bochornoso y triste.
Un abrazo muy grande y gracias por tu intervención.
Amaury