Translate

13 mayo 2012

Castellón de gala con la obra de Víctor Vasarely.

Estimados lectores.

De excelente se podría calificar la exposición que se encuentra en estos momentos expuesta en la sala San Miguel de la Fundación Caja Castellón-Bancaja, inaugurada el pasado viernes 11 de mayo, en el marco de la celebración de la Nit d l'Art (la Noche del Arte) del pintor Húngaro Víctor Vasarely (Pecs 1906 - Francia, 1997). La exposición nos presenta un conjunto de obras de alta calidad, muy bien escogidas, donde el pintor ha utilizado diferentes técnicas, soportes y formatos, que dotan al concepto expositivo de la sala, de un ambiente de gran disfrute y elegancia.

La presencia de Vasarely en el panorama del arte en el pasado siglo XX, es de cardinal importancia y referencia a nivel mundial considerándose como el precursor del movimiento artístico Op-Art, influenciando con su arte a muchos artistas de todo el mundo.

Alumno de la Academia Mühely (la Bauhaus de Budapest) admirador de la obra de Wassily Kandinsky (1866-1944), Kazimir Malevitch (1878-1935) y Paul Klee (1879-1940) con 33 años se traslada a París donde trabaja como grafista en el sector publicitario para ganarse el sustento. A principio de los años 40 ya se interesa por la abstracción geométrica, aunque en un principio con un sentido más estático y estructuralista en el concepto representativo del lenguaje, quizás influido por los lejanos ecos que aun se escuchaban del cubismo o por la influencia más cercana y en cierto sentido directa, en la búsqueda de un arte puro de sus relaciones visuales, que inicia su andadura en Holanda y Rusia, un poco antes de los años 20 con el Neoplasticismo del grupo holandés “De Stijl” que difundía las obras de artistas tales como Piet Mondrian (1872 - 1944) y Theo van Doesburg (1883 - 1931) entre otros, o de la abstracción y Suprematismo de Kandinsky o Malévich respectivamente. En cualquier caso Vasarely fue desarrollando durante todos estos años, una búsqueda cada vez más dinámica del movimiento a través de una ilusión óptica en su pintura. Atraído por la física, la arquitectura y los avances tecnológicos y científicos, Vasarely conquista visualmente al movimiento, llegado a coronarlo con un lenguaje de sensación cinética en la planimetría del cuadro.

Para ello, el artista se auxilia de varios recursos visuales que le ayudan a dar esa sensación de movimiento, por un lado, la aplicación increíblemente creativa del sistema axonométrico que nos permite la representación de figuras espaciales en un plano por medio de proyecciones obtenidas según tres ejes; los conocimientos propiamente técnicos del pintor, que le permitieron recrear ese inquietante juego de luces y sombras con el color, haciendo de cada cuadro todo un tratado de geometría y cromatismo, las perspectivas casi siempre reforzadas por complejas y meticulosas tramas o retículas, que le permite el modelar incluso formas y objetos curvos, algunos de ellos de gran sensualidad y belleza, también juega con el tamaño y las proporciones de los objetos para buscar un mayor efecto de profundidad y movimiento visual. Podemos decir que el resultado visual de sus obras es sencillamente extraordinario, donde se recrea esa hermosa e inquietante dualidad que vemos cuando el plano inmóvil del cuadro se convierte en escenario de movimiento, algo que de algún modo me recuerda a ese “motor funge” Aristotélico, que el celebre filosofo griego nos refería como principio creador, basado en un movimiento que surge de formas puras. O sencillamente es la intención y base conceptual de un leguaje que con meridiana claridad nos señala el propio Vasarely cuando dice "…una pintura que vive por medio de efectos ópticos existe esencialmente en el ojo y en la mente del espectador y no simplemente en la pared - se completa así misma cuando se la mira”.

Sin duda esta exposición de pinturas es todo un lujo por su gran belleza e importancia. La misma permanecerá abierta al público hasta el próximo día 30 de junio, con lo que podremos tener la posibilidad de visitarla en varias ocasiones. Debemos felicitar a la Fundación Caja Castellón-Bancaja por hacer posible esta muestra, pues pocas han sido las exposiciones en nuestra ciudad, para poder disfrutar de tan alto nivel cultural y artístico. Es por esa razón que no debemos dejar de visitarla pues en esta ocasión Castellón se cubre de gala con la obra de Víctor Vasarely.

Hasta la próxima entrega.

Amaury Suárez.

2 comentarios:

Castilcar dijo...

Impresionante exposición Amaury :)
Fui a verla , como me dijiste y" mi media naranja" se quedo impresionado , tanto como yo.Me ha sorprendido sobretodo la cantidad de matices y colores que utiliza este pintor.
Muchas gracias por animarme a ir a verla.
Un besito muy fuerte,
Carmen

Amaury dijo...

Mi niña guapa, me alegra mucho que te gustara la exposición de Vasarely, la verdad es que es una muestra muy cuidada y didáctica, como pocas he visto en Castellón. Sin duda será un buen material para comentar en el estudio.
Un beso muy grande y cuídate mucho.